El Manual Ciudadano representa un conjunto de voluntades: la voluntad política de la Secretaría de Desarrollo Social, que ha estado dispuesta a abrirse al escrutinio de los ciudadanos; la voluntad de la sociedad civil organizada, con un deseo firme de cumplir la obligación ciudadana de acompañar y vigilar la operación de su gobierno; la voluntad de una sociedad dispuesta a trabajar de manera coordinada para irle cerrando el paso a la ilegalidad, al fraude, al cohecho. El Manual Ciudadano es sólo una de las muchas formas en que gobierno y sociedad se organizan para enfrentar la corrupción. Durante los meses de trabajo previos a la publicación de este Manual, sociedad civil y gobierno aprendimos que, sin lastimar nuestra independencia, podemos trabajar en iniciativas conjuntas para beneficio de todos.

Manual Ciudadano 2002