La Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés) es un estándar global que promueve un manejo abierto de los recursos naturales como el petróleo, el gas, los metales y la minería. La extracción de estos recursos puede contribuir al crecimiento económico y al desarrollo social. No obstante, la falta de transparencia y rendición de cuentas tiende a traducirse en corrupción y conflicto.

La apertura y el escrutinio público acerca de cómo se manejan estos recursos; y el uso que se le da a los flujos económicos que genera el sector extractivo de un país son necesarios para asegurarnos de que el uso de los recursos naturales beneficia a todos, dado que éstos pertenecen a los ciudadanos[1].

El antecedente del EITI es la Conferencia de la Casa Lancaster en 2003, organizada en Londres por el gobierno del Reino Unido, y a la cual asistieron varios países, empresas y representantes de la sociedad civil. La Conferencia tenía como fin lograr aumentar la transparencia de los pagos e ingresos del sector extractivo, y para ello suscribieron una Declaración de Principios, que más adelante serían los Principios del EITI, en los cuales se basa la Iniciativa. Estos Principios determinan que la riqueza de los recursos naturales de un país debe beneficiar a todos sus ciudadanos, lo cual requiere de altos niveles de transparencia y rendición de cuentas.

La Iniciativa está representada en cada uno de los países candidatos, implementadores y cumplidores por un grupo multi-actor conformado por: las empresas de las industrias extractivas que desarrollan operaciones en el país, el gobierno y la sociedad civil. Este grupo se encarga de supervisar que la información generada permita dar cumplimiento al estándar global.

En un principio el estándar es enfocaba en el reporte de los ingresos que los gobiernos recibían de las empresas del sector extractivo y los pagos que las empresas hacían a los gobiernos por su actividad. Sin embargo, dado que aumentar la gobernanza de los recursos naturales implica cubrir un espectro más amplio de información, apertura y rendición de cuentas, el estándar ha ido evolucionando para ser más preciso, coherente y robusto.

En esta evolución del estándar, la transparencia en los ingresos sigue siendo el aspecto fundamental, así como el requisito general de presentar la información en formato de datos abiertos[2]. No obstante, el Estándar EITI 2016 incluye componentes que reflejan la secuencia de la cadena de valor, como son: la concesión de licencias, la producción y la gestión de los ingresos; es decir, cómo se asignan, cuáles son los gastos sociales y económicos, así como sus resultados; entre otros componentes.

Otra novedad del Estándar EITI 2016 es la recomendación a los países de usar los sistemas de información existentes para reunir los datos que el estándar requiere, con el objetivo de que esta información sea transparente desde el origen y evitar duplicar la recopilación de la misma para generar los Informes EITI. Esta recomendación obedece a la lógica de que la publicación de Informes EITI no es la meta. El fin es que el estándar contribuya a que los países mejoren sus sistemas de recaudación de impuestos, los procedimientos de auditoría, así como reformas jurídicas y administrativas[3].

Un aspecto innovador más del Estándar EITI 2016 es que en los Informes que se presenten en 2020, deberá incluirse la identidad de los propietarios reales de las compañías con derechos para la extracción de petróleo, gas y minerales, así como de sus subsidiarias. El hecho de que no se conozcan los propietarios reales de las compañías contribuye a la corrupción, al lavado de dinero y a la evasión fiscal.[4]

Por último, una modificación a la Iniciativa es un nuevo enfoque en la Validación de los Informes presentados por los países. El objetivo de la Validación es comprobar si se está alcanzando el estándar EITI con base en los requisitos e incentivar a los países a ir más allá. Anteriormente, la Validación simplemente establecía si el país era Cumplidor o no, ahora, ante la inquietud de que este sistema binario no tomaba en cuenta la diversidad de los países o su progreso en el tiempo, el Estándar EITI 2016 incluirá una evaluación detallada del cumplimiento de los requisitos en cuatro niveles: progreso satisfactorio, progreso significativo, progreso inadecuado y ningún progreso.

Finalmente, los informes de Validación harán recomendaciones para fortalecer la implementación del estándar, así como para hacer más transparentes los sistemas gubernamentales y la presentación de la información corporativa con el objetivo de mejorar la gobernanza.

México se encuentra en camino a presentar su candidatura para formar parte de esta Iniciativa, sin duda los cambios y mejoras en el estándar harán mucho más relevante que nuestro país se comprometa a generar la información y los datos que permitan a los mexicanos ser partícipes en el manejo y la distribución de los beneficios económicos y sociales del petróleo, el gas y la minería.

Para conocer más sobre el estándar a nivel internacional; así como información sobre los países que participan en la iniciativa se puede consultar la página: www.eitimexico.org

Para conocer información sobre el proceso que en México se lleva a cabo para que el país sea parte de esta iniciativam se puede consultar la página: http://eitimexico.org/

 

 

 

 

[1] https://beta.eiti.org/about/who-we-are

[2] Se entiende por datos abiertos a los datos digitales de carácter público que son accesibles en línea, y pueden ser usados, reutilizados y redistribuidos, por cualquier interesado. (Fuente: Política Nacional de Datos Abiertos).

 

[3] https://beta.eiti.org/sites/default/files/documents/english-eiti-standard_0.pdf

[4] En la legislación mexicana no existe la definición de “beneficiario real”. EITI lo define como: “Beneficiario real de una empresa es la(s) persona(s) física(s), que en última instancia, directa o indirectamente, es titular de la entidad corporativa o la controla”.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *