Un adecuado cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), acordados en septiembre de 2015 en el marco de la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), requiere que los países cuenten con instituciones capaces de asegurar, como lo señala dicha Agenda, las transformaciones necesarias para erradicar la pobreza, alcanzar el bienestar y crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental de sus poblaciones.

Como parte de esto último, el pasado 21 y 22 de abril del presente año, el Instituto Belisario Domínguez y la Comisión de Relaciones Exteriores y Organismos Internacionales del Senado de la República, así como el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo y el Instituto de Estudios del Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) organizaron el seminario “Los ODS en México y América Latina: retos comunes para una agenda compartida”. Dicho espacio contó la participación de especialistas en el tema, quienes ofrecieron sus puntos de vista en torno a los desafíos en el cumplimiento de los ODS.

En una ronda de cuatro mesas, se realizó un diálogo acerca de los retos y desafíos que enfrenta México para cumplir de manera efectiva con los ODS. Se plantearon además las acciones que se deberán impulsar para conseguir que más de 50 millones de personas logren salir del umbral de la pobreza y que México alcance un pleno desarrollo económico sostenido sin detrimento del medio ambiente y sus recursos naturales.  

Fue así que en la mesa denominada “Capacidades institucionales para un cumplimiento efectivo de los ODS”, especialistas de diversas trincheras tanto del gobierno como de la academia y la sociedad civil organizada expusieron sus consideraciones acerca de qué elementos deben contar las instituciones en México para cumplir con los compromisos internacionales adquiridos con la adopción de la Agenda 2030 y sus objetivos.

Eduardo Bohórquez, Director de Transparencia Mexicana sostuvo que para contar con mecanismos e instituciones adecuadas para el cumplimiento de los ODS es necesario transitar de una democracia representativa a una participativa, donde los derechohabientes de los programas sociales cuenten con plenos y eficaces mecanismos de participación ciudadana, mediante la exigencia social y evitar la falsa representatividad y las relaciones clientelares que hasta ahora han dictado la forma de hacer políticas públicas en nuestro país. Destacó que la Agenda 2030 es un instrumento de transversalidad que deberá basarse en indicadores métricos que permitan conocer la eficacia y resultados de los proyectos y programas destinados a combatir la pobreza, las desigualdades, exponenciar los sectores productivos y combatir los efectos adversos del cambio climático.

Por otro lado Adolfo Ayuso, de la oficina de la  Presidencia de la República, expuso sobre las recientes acciones llevadas a cabo por el gobierno federal para iniciar con los trabajos de transición de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) a los nuevos ODS. Presentó la plataforma elaborada en conjunto con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) basada en el formato de datos abiertos. Aseguró que la Agenda de Desarrollo 2030 es un compromiso del Estado mexicano y mencionó que al proceso se han sumado nuevas entidades del gobierno al nuevo Sistema Nacional de los ODS como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).    

Lourdes Morales directora de la Red por la Rendición de Cuentas y profesora investigadora del CIDE, enfatizó en el carácter transversal de los ODS y argumentó que el ODS 16, que plantea promover sociedades pacíficas e inclusivas, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles, es clave para lograr el éxito de la implementación a nivel nacional. Para ello, Morales aseguró que es indispensable un piso común de obligaciones para los sujetos de financiación pública, basado en un ambiente de rendición de cuentas. Esto ante la elevada pérdida de confianza en las instituciones públicas y la fuerte asimetría entre los tres niveles de gobierno en nuestro país.

Finalmente, Mauricio de María y Campos profesor del Colegio de México aseguró que las instituciones deberán diseñar programas y políticas basado en estructuras transversales y que deberán contar con capital humano que cuente con los conocimientos adecuados para implementar dichas acciones. Además añadió que tiene que existir una cooperación interinstitucional entre las dependencias de gobierno dado a la naturaleza transversal de los ODS, asimismo enfatizó que se deberán contar con los estímulos fiscales suficientes y activar el papel de tanto del sector privado como el de la sociedad civil organizada.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *